Mastercard se compromete a una inversión de 100 millones de dólares para acelerar los servicios financieros digitales en Centroamérica

Mastercard se compromete a una inversión de 100 millones de dólares para acelerar los servicios financieros digitales que apoyan las oportunidades económicas en Centroamérica

Por Darren Ware, vicepresidente de Relaciones con Gobierno en América Latina y el Caribe

13 de diciembre de 2021

En los últimos dieciocho meses, el mundo ha experimentado un reconocido cambio que favorece un nuevo estilo de vida digital que presenta tanto oportunidades como desafíos en las economías de hoy de toda Latinoamérica y el Caribe. La necesaria aceleración en la adopción de herramientas digitales por parte de los gobiernos y sus residentes presenta una oportunidad renovada para trabajar en colaboración con el sector privado, los gobiernos y la sociedad civil,  y así fomentar vías de oportunidad económica para las familias y los propietarios de pequeñas empresas hacia un futuro más seguro financieramente.

Las implicaciones de vivir en una economía de efectivo y quedar fuera del sistema financiero formal son enormes. Ofrecer más servicios en línea es más eficiente, seguro y crea oportunidades de crecimiento. El acceso a una cuenta digital sencilla y segura es mucho más que una comodidad; puede significar transparencia a la hora de obtener el precio de mercado de tu cosecha, la posibilidad de acumular ahorros y tener acceso a crédito, o recibir un cheque de pago de forma segura.

Un compromiso con una economía para todos

Por ello, Mastercard se ha comprometido a incorporar a la economía financiera formal a 5 millones de personas en El Salvador, Guatemala y Honduras, y a digitalizar a 1 millón de micro y pequeñas empresas tras un llamamiento el pasado mes de mayo para unirse a la Alianza para Centroamérica (Partnership for Central America) acelerar las oportunidades económicas en esta región. Para fortalecer nuestros esfuerzos, Mastercard se comprometió a invertir 100 millones de dólares en estos mercados. Esta inversión está destinada a impulsar una inclusión financiera transformadora mientras trabajamos con la industria financiera, el gobierno y los actores del ecosistema para aumentar la transparencia y apoyar el desarrollo económico.

Nuestros esfuerzos también incluyen el trabajo con socios como Walmart para permitir el acceso a crédito a ciudadanos desatendidos, y con Acción, para digitalizar las cadenas de valor agrícolas e impulsar una mayor inclusión financiera para los pequeños agricultores en Guatemala, Honduras y El Salvador.

Este no es un territorio nuevo para nosotros. En 2020 alcanzamos nuestro objetivo de cinco años de incorporar al sistema financiero a 500 millones de personas de todo el mundo que no estaban bancarizadas. Luego redoblamos nuestra meta y nos comprometimos a introducir a 1 mil millones de personas y 50 millones de pequeñas empresas a la economía digital para 2025, además de apoyar a 25 millones de mujeres emprendedoras. Nuestro nuevo compromiso en en estos mercados es una parte importante de esa iniciativa.

Soluciones escalables para fomentar la prosperidad

En concreto, estamos avanzando en las agendas tecnológicas para llevar las mejores soluciones digitales a la región, trabajando con más de 40 socios del ecosistema. Nuestras alianzas con bancos, fintechs, NGOs y gobiernos en Latinoamérica ya están dando sus frutos. Por ejemplo, un programa de pagos digitales para agricultores en el sur de México cambió los pagos de los cafeteros a una cuenta electrónica, con sencillos sistemas de punto de venta electrónicos instalados en más de 200 pequeñas tiendas donde los cafeteros compraban sus alimentos y suministros. Esto significa que se acabaron los largos viajes a la ciudad más cercana para cobrar sus cheques. La formación ofrecida a los agricultores les ayuda a gestionar y ahorrar su dinero, reduciendo los ingresos que se pierden por culpa de los intermediarios y aumentando la transparencia entre los agricultores y sus compradores. De cara al futuro, nuestro trabajo continuo con más de 20 nuevas instituciones financieras y fintechs en mercados clave será fundamental para el avance del ecosistema de pagos digitales. En tan solo unos meses, este trabajo ha apoyado a más de 35,000 consumidores y se prevé que ayude a más de 300,000 consumidores en el futuro inmediato. La inversión de $100 millones de dólares nos ayudará a acelerar el impulso para incluir a 5 millones de personas en la región.

Asociaciones público/privadas

Nuestro trabajo en Latinoamérica sigue siendo un punto central para nuestros esfuerzos de inclusión financiera, incluyendo la creación de asociaciones con los gobiernos para acelerar la digitalización. Actualmente estamos trabajando con muchos gobiernos nacionales, incluyendo el de Panamá y Guatemala para digitalizar su infraestructura y economía con el objetivo de acelerar el crecimiento económico inclusivo en Centroamérica. Esto incluye un enfoque en las remesas y la digitalización una vez que se reciben en el país, la digitalización del transporte público, el pago de beneficios sociales, el turismo y proporcionar acceso a herramientas y servicios asequibles para que las pequeñas empresas crezcan. También incluye la construcción de una infraestructura digital para llegar a comunidades remotas, ayudándoles a asegurar el acceso no solo a herramientas financieras, sino también a servicios vitales como la salud y la educación.

La tecnología digital puede y debe desempeñar un papel en los actuales esfuerzos de recuperación. Hemos visto cómo les permite a los no bancarizados y a los desatendidos tener más control sobre su vida financiera, mejorar sus medios de vida y acelerar su recuperación. Así, seguimos comprometidos con el aprovechamiento de la innovación y la tecnología para crear estas oportunidades y garantizar que la recuperación económica incluya y beneficie a todos.