¿Qué  son las Monedas Digitales del Banco Central?  Una guía esencial

 

  • Día a día el mundo se vuelve más digital, de allí el creciente interés de los bancos centrales en las versiones digitales del papel moneda.
  • Las CBDC tienen el potencial de ayudar a modernizar los pagos y atraer a más personas a la economía digital

 

Bogotá D.C. agosto 2021. ¿De dónde viene el efectivo? El banco central de su país, como la Reserva Federal de los EE. UU.  o el Banco de Japón, o en nuestro caso el Banco de la República: autoriza la impresión de billetes de papel que llegan a su billetera. Esto es lo que está pasando: Hoy en día, menos personas llevan dinero en efectivo, si es que tenemos una billetera física. Pagamos con tarjetas y billeteras digitales.

 

A medida que el mundo se vuelve más digital, los bancos centrales están investigando, y en algunos casos ya lanzando o probando, sus propias versiones digitales de papel moneda, llamadas monedas digitales del banco central o CBDC (por sus siglas en inglés).

 

En la mayoría de los casos, están diseñadas para usarse de la misma manera que el efectivo, para comprar y vender bienes y servicios y, al igual que el efectivo, están respaldadas por el banco central de cada país. Las CBDC tienen el potencial de ayudar a modernizar los pagos y atraer a más personas a la economía digital. Así es como funcionan las CBDC y lo que significan para los consumidores:

 

¿Por qué los países están cada vez más interesados en emitir su propio dinero digital?

En un mundo que siempre está activo, algunos bancos centrales todavía confían en tecnología obsoleta que no permite el procesamiento de pagos 24 horas al día, 7 días a la semana. Algunos países están mejorando su infraestructura bancaria para permitir pagos en tiempo real, pero las CBDC son otra forma de modernizar la infraestructura de pagos, lo que permite transacciones más rápidas durante más horas del día.

 

Las CBDC también ofrecen una forma de reducir las ineficiencias de la impresión y el movimiento de dinero: el costo de administrar el efectivo físico puede llegar al 1,5% del PIB de un país. A medida que aumenta la conectividad y proliferan los teléfonos inteligentes, las CBDC también podrían ser una forma de incluir a más personas en la economía digital que actualmente no tienen acceso a los servicios financieros básicos. 

 

¿Son las CBDC como criptomonedas privadas?

Las CBDC y las criptomonedas privadas que a menudo aparecen en las noticias, como Bitcoin y Ether, son monedas digitales sin contrapartes físicas. Pero las CBDC son emitidas por un banco central, con las mismas garantías que respaldan el papel moneda de una nación: son equivalentes al efectivo y están diseñadas para transacciones diarias. Las criptomonedas privadas, en comparación, no están respaldadas por un gobierno. Las criptomonedas más populares son de libre flotación, lo que significa que sus precios los determina el mercado. Eso los hace mucho más volátiles que el dinero tradicional. Se han utilizado más como vehículos de inversión que como moneda real para el comercio diario, aunque existe una creciente aceptación de las criptomonedas entre los comerciantes y nuevas opciones como las "tarjetas criptográficas", que permiten a los titulares de tarjetas convertir sus criptomonedas en moneda fiduciaria en lugares que aceptan tarjetas de crédito tradicionales.

 

Una criptomoneda privada que tiene una actividad significativa son las monedas estables, que están diseñadas para tener un valor constante. Estos tokens están mucho más cerca de las CBDC que de sus contrapartes de libre flotación, aunque también carecen del respaldo formal de un banco central. Para garantizar la soberanía y la estabilidad financieras, algunos gobiernos ven el desarrollo de sus propias monedas digitales como un proyecto necesario para mantenerse al día con los nuevos conceptos de tecnología financiera como las monedas estables.

 

¿Con qué rapidez despegarán las CBDC?

Casi nueve de cada 10 bancos centrales están explorando activamente los CBCD de alguna forma, y los bancos centrales de los países que representan una quinta parte de la población mundial dicen que es probable que emitan una CBDC en los próximos tres años, según una encuesta de 2021 realizada por el Banco de Pagos Internacionales (BIS).

 

Hasta el momento, solo las Bahamas ha lanzado formalmente su CBDC,  tras unos  meses del huracán Dorian, puso a prueba su propia moneda digital llamada Sand Dollar en las cadenas de islas de Exuma y Abacos, convirtiéndose en el primer país del mundo en ofrecer una CBDC a nivel nacional. Adicionalmente,  creo  una alianza estratégica Mastercard para emitir la primera tarjeta prepago vinculada a una CBDC, que ofrece a los residentes la opción de convertir instantáneamente sus dólares de arena en dólares bahameños para gastarlos en cualquier lugar donde se acepte Mastercard en las islas y en todo el mundo.

 

Por su parte, China está probando activamente su yuan digital. Pero la implementación generalizada es poco probable en el corto plazo, según el BIS, ya que hay muchos desafíos técnicos que superar, y los bancos centrales que están considerando las CBDC pueden necesitar la autorización de sus cuerpos legislativos para emitirlas. Además, los bancos centrales buscarán coordinar las políticas y estándares internacionales para las CBDC. Basta decir que hay mucho más trabajo por hacer aquí.

 

¿Reemplazarán las CBDC el papel moneda?

Posiblemente podrían, pero es poco probable. Después de todo, el trueque continúa existiendo miles de años después de la introducción de la moneda física. Aunque las transacciones digitales han ido en aumento, y el cambio a transacciones sin contacto se ha acelerado durante la pandemia, el efectivo sigue siendo el medio de intercambio más popular en todo el mundo, especialmente en los mercados en desarrollo. Por ejemplo, el 96% de las transacciones totales en Indonesia son en efectivo, según McKinsey. La mayoría de los bancos centrales han dicho que están comprometidos a emitir y distribuir efectivo físico siempre que haya demanda. Pero así como las tarjetas, los pagos en tiempo real y, más recientemente, las carteras digitales han ofrecido a las personas más opciones y seguridad, las CBDC también podrían hacerlo. 

 

¿Cómo funcionaría realmente pagar con una CBDC?

Los diseños de las CBDC varían, pero uno hecho para adaptarse a la infraestructura de pago actual funcionaría mucho como una billetera móvil. Un banco central podría emitir el dinero digital a instituciones financieras para su distribución, o incluso directamente a su billetera digital, al igual que el depósito directo de un beneficio social del gobierno o un pago de estímulo. Luego, podría pagar al finalizar la compra de la misma manera que lo hace hoy con un teléfono.