MasterCard y el Sector Público

Beneficios de aceptación de tarjeta para agencias del sector público.
Beneficios de aceptación de tarjeta para agencias del sector público
Las instituciones del sector público, incluyendo agencias de transporte y distintos niveles de gobierno, enfrentan importantes retos en sus esfuerzos por controlar costos y mejorar flujo de caja y cumplimiento de los pagos.

Con los sistemas actualizados de informática gubernamentales y un creciente uso de Internet para realizar pagos, la aceptación de tarjetas con ese fin en el sector público está en alza. Las tarjetas se utilizan para pagar todo desde impuestos y pensiones alimenticias de los hijos hasta el transporte público y transacciones relativas a vehículos motorizados.

Las agencias del sector público pueden beneficiarse de muchas maneras con la aceptación de la tarjeta. El reemplazo de las transacciones con cheque y en efectivo conlleva un ahorro inmediato en el costo en cuanto a depósito de cheques o cajas de seguridad, cheques rebotados, y servicio de transporte de valores. La aceptación de tarjetas también reduce el costo de la mano de obra para procesar transacciones, tiempo entre correo y depósito, así como también el ajuste y la merma. En el caso de pagos discrecionales o moras, la aceptación de las tarjetas MasterCard puede aumentar la probabilidad de pago.

La aceptación de tarjetas de pago está desempeñando un papel cada vez más preponderante en ayudar a las distintas agencias a lograr las siguientes metas financieras y de servicio al cliente.
Eficiencias de Mano de Obra y Operacionales
La aceptación de tarjetas de crédito y débito permite a las agencias automatizar cobranzas de comisiones vía Internet, unidades de respuesta con casillas de voz automatizadas, y puntos de auto-servicio. Las transacciones de tarjetas se completan a menudo con mayor rapidez y eficiencia que las transacciones que involucran cambio, llenado de formularios o procesamiento de cheques.

Las transacciones automatizadas también pueden proporcionar un ahorro substancial de mano de obra al reducir el tráfico de clientes en sucursales con mucha mano de obra, bienes raíces y costos fijos. Del mismo modo, los pagos en efectivo -que normalmente son contados varias veces antes de llegar al banco de depósito- o por medio de cheques pueden presentar gastos adicionales tales como servicio de transporte de valores, costos de ingreso de datos y comisiones por depósitos bancarios o cajas de seguridad.
Mejor flujo de caja
Hoy en día, los métodos de pago electrónico disponibles con las tarjetas pueden hacer que los fondos queden depositados en una cuenta con mayor rapidez, permitiéndole ganar un interés más rápidamente. Además, los pagos realizados por medio de tarjetas de crédito y débito hechos telefónicamente o en un ambiente cara a cara pueden eliminar "correo flotante", el interés que se pierde mientras los cheques están en el correo.
Menor riesgo de pérdidas por cheques incobrables
Cuando las transacciones de tarjeta reemplazan las transacciones de cheques, se reduce el volumen de cheques devueltos debido a fondos insuficientes y sus correspondientes comisiones, multas y gastos de cobranzas. Esto también disminuye los costos por volver a depositar que su institución debe pagar así como el costo de procesar transacciones adicionales.
Mejor cumplimiento con los pagos
La aceptación de tarjetas también ofrece flexibilidad de pago -permitiendo a los tarjeta habientes distribuir el pago en el tiempo. Esto proporciona mejores tasas de cobranzas de impuestos, costos y multas, y aumento de ingresos. Los clientes también aprecian la conveniencia de las tarjetas de débito que les permiten acceder a una cuenta sin tener que escribir un cheque.
Mayor satisfacción del cliente
Los métodos de pago electrónico permiten a las agencias del sector público igualar el nivel de atención al cliente proporcionado típicamente por la empresas del sector privado. Son evidentes las mejoras en relación a disminución de tiempos de espera, mejores relaciones con los clientes y mayor acceso a información. La velocidad, conveniencia y flexibilidad de pago que ofrecen las tarjetas se ha transformado en una forma de vida para los clientes, quienes solicitan a las agencias de gobierno una gama cada vez más amplia de opciones de pago. De hecho, los costos involucrados en las transacciones de tarjetas pueden ser parcialmente o completamente compensados por los beneficios aquí expuestos.