SecureCode

Los minoristas de comercio electrónico afrontan auténticos desafíos cuando aceptan pagos con tarjeta en un entorno virtual. Al contrario que en una ubicación física, no existe recibo sellado de compra, por lo que el comerciante no cuenta con una prueba definitiva que demuestre que la compra efectivamente tuvo lugar, en caso de que el titular de la tarjeta afirme que no fue así. Sin embargo, gracias al código de seguridad SecureCode, hoy en día es posible proteger a los minoristas de comercio electrónico de compras no autorizadas.

MasterCard SecureCode se inicia en el sitio web de un minorista e interactúa con el titular de la tarjeta y con el emisor de la misma. Cuando el consumidor va a realizar el pago, aparece una ventana emergente que le solicita que introduzca un código personal y único que está registrado en su banco. Después, el banco verifica el titular de la tarjeta que está ejecutando la transacción y ofrece prueba de la compra online al minorista de comercio electrónico.

Una clara oportunidad de negocio

La oportunidad de negocio para los minoristas que ofrezcan MasterCard SecureCode a sus clientes es clara y convincente.

  • El 60 % de las devoluciones en comercio electrónico suceden por «titular de tarjeta no autorizado» (el titular de la tarjeta niega haber realizado la transacción). MasterCard SecureCode permite a los minoristas de comercio electrónico reducir el coste de las devoluciones y los fraudes.
  • El 73 % de los consumidores entrevistados por MasterCard afirmaron que un aumento de la seguridad influiría positivamente en su decisión de comprar online. MasterCard SecureCode fomenta la compra por Internet.
  • MasterCard SecureCode hace que resulte más sencillo y menos arriesgado aceptar tarjetas de otros países; por ello, ayuda a los minoristas de comercio electrónico a introducirse en nuevos mercados.